Santa Cecilia, por Jacques Blanchard. Pintura del siglo XVII

¿Por qué Santa Cecilia es patrona de los músicos?

Santa Cecilia, por Jacques Blanchard. Pintura del siglo XVII
Santa Cecilia, por Jacques Blanchard. Pintura del siglo XVII

El 22 de noviembre, como todos sabemos, se celebra la fiesta de Santa Cecilia, patrona de todos los músicos del mundo. Pero, ¿quién fue Santa Cecilia? ¿Qué tiene que ver esta joven mártir del siglo III con el mundo de la música? Es una cuestión confusa que surgió probablemente en el siglo XVI, cuando Cecilia fue canonizada, a resultas nada menos que de un malentendido.

Santa Cecilia fue una doncella dulce y bondadosa que nació en la Roma pagana de los primeros siglos del cristianismo, en la cuna de una muy ilustre familia. Fue dada en matrimonio, pero ella había hecho un voto de castidad perpetua. Su esposo se convirtió al cristianismo y respetó su voto. Fue, al igual que muchos otros cristianos, juzgada y condenada a muerte por el juez Almaquio. No obstante haberse ejecutado la sentencia de morir en el baño de vapor, la joven santa sobrevivió al castigo, siendo más tarde condenada a morir decapitada. Según la tradición, esto sucedió el 22 de noviembre del año 232, bajo el gobierno del emperador  Septimio Severo. Fue canonizada y declarada patrona de los músicos en el año 1594 por el papa Gregorio XIII.

La casa de Cecilia, en la ciudad de Roma, se convirtió con el tiempo en la iglesia que lleva su nombre. También se erigió en su honor un Conservatorio monumental, “porque tan dulce doncella, cuya alma vibraba como una nota celestial, fue elegida patrona de todos los músicos del mundo”. Al parecer, su biógrafo no encontró una mejor forma de explicar el que esta noble romana haya sido elegida “patrona de los músicos”. ¿Existe algún dato que pueda conectar a Santa Cecilia con la música?

Una pequeña gran confusión

 Cantatibus Organis Caecilia Domino, decantábat dicens:

Fiat cor meum immaculatum, ut non confundar. Gloria Patri et Filio, Et Spiritui Sancto…

Así reza una antífona de la misa de Santa Cecilia, cuya traducción aproximada es la siguiente:  “Con órganos cantaba Cecilia al Señor, diciendo: Haz que mi corazón permanezca puro, para que no sea rechazada en tu presencia. Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo…”. La antífona a su vez procede claramente de un párrafo de las Actas de Santa Cecilia (escritas hacia el año 480), que dice: ” Venit díes in quo thálamus collacatus est, et, canéntibus [cantántibus] órganis, illa in corde suo soli Domino decantábat: Fiat Dómine cor meum et corpus meus inmaculatum et non confundar (Vino el día en que el matrimonio se celebró, y, mientras sonaban los instrumentos -los “órganos”-, ella en su corazón a su único Señor cantaba, diciendo: Haz, Señor, mi corazón y mi cuerpo inmaculados y no sea yo defraudada).

Ángeles con instrumentos musicales. Pintura renacentista
Ángeles con instrumentos musicales. Pintura renacentista

La palabra latina órganis es el plural de órganum, que significa ‘instrumento’, y se tradujo como ‘órgano’. Sin embargo, hay discrepancias entre los diferentes códices, puesto que los más antiguos no dicen canentibus organis (canentibus como sinónimo de cantantibus), sino candentibus organis. Los «órganos» no serían ‘instrumentos musicales’, sino ‘instrumentos incandescentes’ (instrumentos de tortura). En ese caso, el texto describiría que Cecilia, ‘entre las herramientas candentes, cantaba a su único Señor en su corazón’, es decir, no se referiría al banquete nupcial, sino más bien al momento del martirio en el baño de vapor, en el cual, en vez de asfixiarse, cantaba salmos al Señor, resultando ilesa.

Pero aún cuando la inscripción correcta fuera la que se refiere a los instrumentos musicales, al momento de la traducción se introdujo en algún momento el equívoco por el cual, el ‘mientras sonaban los instrumentos musicales, ella cantaba’ se volvió ‘ella cantaba y se acompañaba con un órgano’. A partir de ese equívoco surge la iconografía clásica de la santa.

La música romana en tiempos de Santa Cecilia

Por desgracia no han llegado hasta nuestros días ejemplos de la música de esa época. Los datos acerca de ella hay que buscarlos en referencias literarias, esculturas y mosaicos que muestran situaciones musicales y algunos instrumentos.

Para estar a la par con la idea romana de grandeza, el tamaño de sus instrumentos musicales aumentó enormemente. Cientos de músicos tocaban liras tan grandes como carruajes, y , por su utilidad en la guerra, se exigió un volumen mayor a los instrumentos de aliento. Cuanto más grandes las legiones, más fuertes y metálicos eran los sonidos. Séneca , en el siglo I d.C., describe que la magnitud de los conjuntos vocales e instrumentales era tal, que a veces cantantes y músicos superaban en número al auditorio.

La música fue parte de toda función teatral. En el diálogo se intercalaban cantos acompañados por la tibia o flauta. Los conjuntos populares ejecutaban música en los juegos y competencias, y los músicos callejeros eran parte de la escena diaria romana.

El hecho de no existir en nuestros días una sola nota sobreviviente de esa época, es prueba que la música romana era principalmente un arte basado en la ejecución pura.

Mujer romana con cítara. Fresco
Mujer romana con cítara. Fresco

Todos hemos visto alguna vez una imagen de Santa Cecilia, representada como una hermosa joven tocando un instrumento, generalmente un órgano o un arpa. Es verdad que en el siglo III de la era cristiana no existían los órganos de múltiples registros e infinidad de flautas. Tampoco existían arpas de 47 cuerdas y siete pedales como hoy en día.

Si bien ha sido mucha la imaginación de los pintores que con tales instrumentos han representado a la santa, cabe hacernos hoy la siguiente pregunta: ¿tocaba realmente Santa Cecilia algún instrumento?

Naturalmente la respuesta no puede ser sí, puesto que no hay datos confiables que lo aseguren. Sin embargo mucho menos puede decirse que no, pues, como ya se ha dicho, se trataba de una joven de gran alcurnia. Este sólo hecho –si conocemos la vida musical de la Roma de ese tiempo– nos dará casi la seguridad de que la respuesta es sí.

Es cierto que bien pudo Cecilia haber tocado el órgano, pues aunque no se llamaba órgano, existía un instrumento neumo-hidráulico llamado hydraulos, inventado en Grecia hacia el año 250 A.C, el cual es el antecesor del órgano neumático actual; pero está claro que la idea que hemos tenido de Santa Cecilia tocando un órgano se debe a esa pequeña confusión de traducción.

Hydraulos y otros instrumentos musicales romanos
Hydraulos y otros instrumentos musicales romanos

Pero no importa, queridos músicos, cual sea el origen de su patronazgo, ni que se deba, lo más probablemente, a un error. De todos modos, hoy es nuestro día gracias a ella. ¡Feliz día de Santa Cecilia!


¿Te fue útil este artículo?:

2 votes, 5 avg. rating

Comparte:

Laura Flores P

Comentar

  1. Blanca 23 noviembre, 2016 at 8:58 pm - Reply

    Una anécdota muy divertida. De esas que se les va a los historiadores. Gracias, y feliz día, pues a encomendarse, ja.

  2. Eduardo Hernández 22 noviembre, 2016 at 11:10 pm - Reply

    Excelente artículo 😁

  3. Lourdes 22 noviembre, 2016 at 10:29 pm - Reply

    ¡Que buen artículo! Gracias por compartir esta anécdota y todo el contexto histórico detrás de esta confusión tipo teléfono descompuesto :)… Aunque concuerdo con tu reflexión final, lo importante es que gracias a ella hoy se festeja al músico…¡Feliz día a todos las personas que deleitan el alma y espíritu humano con la música!

    • Aberdeen, Maryland car insuracne 31 mayo, 2017 at 10:27 am Reply

      Nunca entenderé que se discrimine a la gente por algo tan privado como la tendencia sexual. Pero tengo la impresión de que eso, poco a poco, irá cambiando, al menos aquí en España. Cuanto más visibles se hagan los homosexuales más aceptación tendrán. A lo mejor soy muy optimista, pero tengo esa ilusión.

  4. Luis Garibay 22 noviembre, 2016 at 9:20 pm - Reply

    Interesante historia muy bien documentada.

Deja un comentario